Sinaloa es famoso por la fortaleza de la agricultura, su música típica y la extrema violencia generada por los carteles de la droga. Y aunque tanta violencia parece haber banalizado los hechos de terror, en la ciudad de Guamúchil todavía hay consternación por un asesinato que tiene todos los elementos de una película de terror.

Anael Báez y Erandy Elizabeth Gutiérrez eran amigas inseparables de la preparatoria UAS de esa ciudad. Particularmente en Facebook se enviaban mensajes de cariño y admiración.

Sin embargo, ambas, de 16 años, tuvieron un tropiezo en su relación. Según lo relatado por las amigas en común Anael publicó en su perfil de Facebook unas fotos de su compañera en situaciones comprometedoras con uno de sus compañeros de secundaria. Nunca pudieron superar el incidente.

En Twitter, Erandy evidenció que no superó el resentimiento por la forma en que sus fotos fueron divulgadas y desde hace tiempo comenzó a idear su venganza. “Voy a sepultarte antes de que pase este año”, dice un tuit redactado por Erandy el 5 de febrero en su cuenta @Erandyliz.

Cuidado con las redes sociales“Puede que parezca muy calmada, pero en mi cabeza, te he matado al menos tres veces”, glosó la joven el 23 de febrero en la citada red social.

El 8 de marzo, posteó: “No digo nada, pero en mi mente ya te maté cruelmente”.

El día de la “venganza”

El 19 de marzo, Erandy cumplió sus amenazas. En horas de la tarde, sabiendo que su víctima estaría sola en su domicilio del fraccionamiento Las Fuentes, acudió a visitarla.

Anel, cuya madre murió hace menos de un año a causa del cáncer, se sorprendió por la visita ya que tenía tiempo que no se veían. Sin embargo, la invitó a pasar.

Subieron a charlar a su recámara en el segundo piso. Luego de un rato, Erandy le dijo a Anel que iría al baño, localizado en la planta baja, pero se dirigió a la cocina donde tomó un cuchillo.

Regresó a la habitación con el cuchillo escondido entre sus ropas y, aprovechando que Anel estaba acostada viendo la televisión, la sorprendió por la espalda y la agredió en más de 60 ocasiones hasta dejarla sin vida. Luego pretendió limpiar las manchas de sangre y se retiró del lugar.

Después de cometido el crimen, Erandy escribió en su cuenta de Twitter: "soy una pendeja" (sic), y "Dios mío qué hice" (sic).

Asiste a funeral de su víctima

Tras descubrirse el crimen y luego de que se entregara el cuerpo a su familia, cientos de personas, entre familiares, amigos, maestros y compañeros de escuela, acudieron a la funeraria para despedirse de Anel.

Erandy también acudió al funeral de su víctima. Lo hizo acompañada de su mamá, y ahí fue detenida por las autoridades que ya la habían ubicado como la principal sospechosa.// RPP (PE)

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Top