Un crítico informe de la Universidad de San Diego sobre la violencia ligada al narcotráfico en México, alerta de “problemas significativos relacionados con la disponibilidad y credibilidad” de algunos datos oficiales. El documento, que ha sido publicado este martes, analiza la situación en 2013 y revela que “el Gobierno mexicano ha hecho un visible esfuerzo por cambiar la narrativa al respecto de la violencia del narco y existen algunas preocupaciones entre los observadores no gubernamentales sobre la posible manipulación de las estadísticas criminales con fines políticos”.

“El acceso a la información”, dice el informe, “es precisamente lo que se necesita para monitorear y evaluar los avances. Sin embargo, los esfuerzos del Ejecutivo mexicano por controlar el flujo de información parece ser más un obstáculo que una ayuda”.

Los autores del documento, elaborado por el Departamento de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la universidad, reconocen una disminución de los homicidios en el año 2013, pero consideran que esta se debe fundamentalmente a cambios en la dinámica entre narcotraficantes y crimen organizado. En este sentido, refleja que las cifras más altas de violencia se concentran en el noreste y noroeste de México, así como en la zona del Pacífico. Aunque la tendencia general es a la baja, los Estados de Michoacán (27.3%), Baja California (31.2%), Sonora (14.8%), Oaxaca (13.6%) e Hidalgo (49.4%) han experimentado un aumento.

El documento señala que ya sea debido a la falta de información que fluye desde el Gobierno o por las amenazas contra los periodistas, “algunos medios de comunicación han seguido el ejemplo del Ejecutivo y presentan sus informes sobre la delincuencia y la violencia de manera muy diferente que en el pasado”.Este sería el caso, según el texto de la Universidad de San Diego, del diario Reforma. “El hecho de que una de las principales fuentes independientes de monitoreo en México haya reducido sus informes sobre homicidios del crimen organizado, ha hecho más difícil este año la tarea de evaluar las cifras reportadas por el gobierno de México y otras fuentes sobre la violencia”, alertan.

Violencia en MéxicoPor otro lado, Drug Violence in Mexico, considera que la declaración de intenciones del presidente Peña Nieto para reducir la dependencia militar del país, reestructurando los aparatos de seguridad civiles y centrándose en la seguridad ciudadana, “todavía no se ha vuelto una realidad”. Según el informe, “sería importante que el presidente enfoque su atención en el fortalecimiento de la aplicación de la Justicia, medidas para la prevención del crimen, la promoción de empleo, invertir en educación y programas de desarrollo social”.


Aumentan los secuestros, según el Observatorio Nacional Ciudadano de Seguridad

Cada 24 horas, los mexicanos denuncian 5,2 secuestros. Los casos de privación de libertad aumentaron en febrero un 9,02% con respecto al mes anterior, convirtiéndose en el único delito de alto impacto al alza en México. El documento del Observatorio Nacional Ciudadano de Seguridad, Justicia y Legalidad, presentado este martes, revela que las denuncias por secuestro aumentaron un 417.78%,(117 casos más), en relación con el mes de febrero de 2007 (el segundo año también de la Administración de Felipe Calderón).

“El aumento de 9.02% es un dato que urge a los resultados en materia de combate y prevención de este fenómeno delictivo. Si esto no es suficiente para que las autoridades comprendan lo apremiante de la situación, hay que recordar que este ilícito continúa con su tendencia al alza desde marzo de 2013”, asegura el informe.

Pese a la creación a finales de enero de la Coordinación Nacional Antisecuestros, para el observatorio, los datos reflejan que las autoridades “no han podido consolidar una estrategia que vaya más allá del discurso.”

Según los datos recogidos en el informe, tan solo en los primeros dos meses del año, 330 personas fueron víctimas de secuestro. El Estado con la mayor cantidad de víctimas y denuncias por este delito en febrero fue Tamaulipas, tras registrar durante el primer bimestre del año un total de 62 personas privadas ilegalmente de la libertad.

En cuanto a los homicidios dolosos, pese a la disminución de un 7,38% de enero a febrero, durante los primeros dos meses de 2014 se tuvo conocimiento de 2.920 víctimas. El Estado de México, del que fuera gobernador el actual presidente de México, Enrique Peña Nieto, entre 2005 y 2011, fue la entidad federativa que registró el mayor número de víctimas de enero a febrero, con 440 personas asesinadas.// El País (COM)

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Top