Mientras países de América Latina, incluyendo México, gastan 5% del Producto Interno Bruto en seguridad, destinan únicamente 1% al combate de la violencia de género, la cual afecta a 67% de las mujeres en sus diversas formas como las agresiones físicas, emocionales o sexuales, informó la coordinadora del Comité de la Organización de los Estados Americanos (OEA) sobre violencia contra la mujer, Patricia Olamendi.

Al participar en la inauguración de la Novena Reunión del Comité de Expertos del Mecanismo de Seguimiento de la Convención de Belém do Pará de la Organización de la OEA, Olamendi destacó que las mujeres y niñas constituyen 80% de las víctimas de trata, en mayoría con fines de explotación sexual.

Sociedad mexicanaDetalló también que en naciones como México y Panamá, el rapto de niñas no se sanciona si el agresor se casa con la víctima y enfatizó que en Estados Unidos 83% de las niñas entre 12 y 16 años ha sufrido alguna forma de acoso sexual en las escuelas públicas.

Es por casos como los citados que se justifica la necesidad de que la Convención para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres tenga plena vigencia en la región y en el futuro también se pueda amparar a millones de mujeres en todo el mundo, expresó la funcionaria de la OEA.

En el caso particular mexicano, la vicecoordinadora de Políticas Sociales del equipo de transición del presidente electo, Enrique Peña Nieto, Rosario Robles expuso que si bien la administración saliente alcanzó logros importantes, se han alcanzado otros igual de relevantes en materia de erradicar la violencia en contra de las mujeres, pero aún existen pendientes.

“La violencia familiar y sexual es hoy por hoy el delito que con más frecuencia se comete en la sociedad”; sin embargo, este problema y crimen ha sido desplazado por el tema del combate al crimen organizado.

“La democracia no puede construirse sobre la desigualdad, violencia y discriminación de la mitad de la población”, dijo y expresó que si bien el tema de seguridad, el cual ha priorizado el gobierno del presidente Felipe Calderón, es de vital importancia, se ha dejado de lado la eficaz atención a los delitos de violencia en contra de la mujer.

Ante ello, Rosario Robles declaró que debe usarse más la inteligencia que la fuerza para erradicar los crímenes de violencia en contra del género femenino, así como reconocer la labor doméstica de las damas y dejar de centrar en ellas las responsabilidades familiares.// El Economista

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Top